Cargador Phoenix 24/25 (2+ 1x4A)

El cargador Phoenix dispone de un sistema de gestión de baterías variable controlado por microprocesador que puede configurarse para distintos tipos de batería. Su función "variable" optimizará automáticamente el proceso de carga en base al uso que se le da a la batería.

Más detalles

En Stock

Financia tus compras con CETELEM:

726,95 €

Más

Característica de carga variable de 4 etapas: inicial – absorción – flotación - almacenamiento Tres salidas, dos completas y una de 4 amperios. Entrada universal de 90-265 V, 50/60 Hz.

Características Cargador Phoenix 24/25 (2+ 1x4A)

Sistema de carga variable de 4 etapas: bulk – absorption – float – storage

El cargador Phoenix dispone de un sistema de gestión de baterías “variable” controlado por microprocesador que puede configurarse para distintos tipos de batería. Su función “variable” optimizará automáticamente el proceso en base al uso que se le dé a la batería.

La cantidad de carga adecuada: tiempo de absorción variable

Cuando la descarga es poca (por ejemplo, un yate conectado a la red del pantalán) la fase de carga de absorción se acorta para así evitar una sobrecarga de la batería. Después de una descarga profunda, el tiempo de carga de absorción aumenta automáticamente para garantizar que la batería se recargue completamente.

Prevención de daños provocados por un exceso de gaseado: modo BatterySafe (ver fig. 2 a continuación)

Si, para cargar una batería rápidamente, se ha elegido una combinación de alta corriente de carga con una tensión de absorción alta, el cargador Phoenix evitará que se produzcan daños por exceso de gaseado, limitando automáticamente el ritmo de incremento de tensión una vez se haya alcanzado la tensión de gaseado (ver la curva de carga entre 14,4V y 15,0V en la fig. 2 a continuación).


Figura 2. Curva de carga  superando el voltaje de gaseo.

Menor envejecimiento y mantenimiento cuando la batería no está en uso: modo Storage (almacenamiento) (ver fig. 1 y 2 más abajo)

El modo de almacenamiento se activa cuando la batería no ha sufrido ninguna descarga en 24 horas. En el modo de almacenamiento, la tensión de flotación se reduce a 2,2 V/celda (13,2 V para baterías de 12 V) para reducir el gaseado y la corrosión de las placas positivas. Una vez a la semana, se vuelve a subir la tensión a nivel de absorción para “igualar” la batería. Esta función evita la estratificación del electrolito y la sulfatación, las causas principales de los fallos en las baterías.


Figura 1. Curva de carga hasta voltaje de gaseo.

Para una mayor duración de la batería: compensación de temperatura

Todos los Cargadores Phoenix vienen con sensor de temperatura de la batería. Al conectarlo, la tensión de carga disminuirá automáticamente a medida que aumente la temperatura de la batería. Esta función se recomienda especialmente para baterías selladas y/o cuando se esperan grandes fluctuaciones de temperatura en la batería.

Sonda de tensión de baterías

Para compensar las pérdidas de tensión debido a la resistencia del cable, los cargadores Phoenix disponen de una función de sonda de tensión para que la batería reciba siempre la tensión de carga adecuada.

Rango de tensión de entrada universal: 90-265V CA y también adecuado para alimentación CC (funcionamiento CA-CC y CC-CC)

Los cargadores aceptarán una alimentación 90-400V CC.

Interfaz para el ordenador

Todos los cargadores Phoenix están listos para comunicarse con un ordenador a través de su puerto de datos RS-485. Junto con el software VEConfigure, que pueden descargarse gratuitamente en el sitio web www.victronenergy.com, y el cable de datos MK2-USB (ver accesorios), se pueden personalizar todos los parámetros de los cargadores.

Ficha técnica.

¿Que es un cargador de baterías?

Un cargador de baterías es el equipo que utilizamos para introducir energía en una batería que está descargada. Debido a que la carga de baterias es un proceso con un rendimiento menor a la unidad, para cargar una bateria hay que suministrar al menos la misma energía que se ha descargado, más una cantidad adicional para compensar las pérdidas del proceso. Estas pérdidas son mayores en baterias abiertas de plomo-ácido (15-20%) y menores para baterias selladas AGM y/o GEL (5-10%).

¿Cómo se carga una batería?

Básicamente hay tres métodos para cargar baterías:

  • Suministrar corriente constante
  • Suministrar tensión constante
  • Suministrar una tensión creciente con corriente decreciente.

El tercer metodo no se suele usar, y actualmente los cargadores de baterías comerciales usan una combinación de los dos primeros.

Vamos a ver a continuación las fases de carga de una batería que realizan los cargadores de batería actuales.

carga de baterias, fases.

Fase 1: Carga en bruto o Bulk.

En esta fase el cargador proporciona a la batería una corriente constante, mientras monitoriza la tensión. Esta corriente la determina la potencia del cargador de baterías, y suele ser la máxima en esta fase. Cuanto mayor potencia tiene el cargador, más corriente le cederá a la batería y por tanto la carga de la misma será más rápida. A partir de ciertos niveles de tensión, en función del tipo de batería que sea (debemos haberlo indicado de alguna forma al cargador o este haberlo detectado), el cargador decidirá pasar a la siguiente fase de carga, la de absorción. En este punto habremos cargado ya entre el 80% y el 90% de la capacidad de la batería.

Fase 2: Absorción.

En esta fase el cargador de baterias mantiene la tensión constante mientras termina de cargarse la batería. A medida que la carga se completa, al corriente va disminuyendo progresivamente.

Fase 3: Flotación.

Llegado un punto, la corriente de carga se mantendrá estable, y se igualará a la corriente de pérdidas para mantener la carga completa en todo momento.

Fase 4 (opcional): Ecualización o gaseo.

En baterías abiertas es recomendable poder realizar una ecualización de vez en cuando, por ejemplo una vez al mes. En esta fase el cargador de baterías eleva la tensión a 15V, proporcionando una corriente baja. Esto provoca un burbujeo del electrolito (generación de gas hidrógeno). El burbujeo de gas remueve el electrolito dentro de la batería, igualando las densidades de la parte alta y baja, evitando la sulfatación de las placas de la batería y consiguiendo que la mezcla de electrolito sea más homogenea. IMPORTANTE: en baterías AGM y baterias GEL no hay que aplicar ecualización, ya que el electrolito no es líquido. De hecho, aplicarles esta fase las dañaría irremediablemente.

fases de carga de baterias

Recomendaciones de carga de baterías

Uso de cargadores económicos de automoción

Los cargadores de automoción económicos normalmente sólo trabajan la fase 1, la de carga en bruto a corriente constante. Por tanto, estos no cargan la batería por completo, lo cual, tras varios procesos, reduce la capacidad de carga de la batería y la va dañando poco a poco.

Tensiones de carga de baterías

En el mercado suele haber cargadores de baterías a 12V y cargadores de baterías a 24V. Estos últimos sirven para cargar bancos de baterías compuestos por dos baterías de 12V o varios elementos de menor voltaje conectados en serie (4 baterías de 6V, 6 baterías de 4V, o 12 baterías de 2V).

¿Cómo saber cuando la batería ya está cargada?

Para contestar esta pregunta hay que realizar mediciones. La primera respuesta a esta pregunta es la mas evidente: la batería estará cargada cuando le hayamos proporcionado los Ah que obtuvimos en la descarga más un porcentaje adicional debido a las pérdidas del proceso, por ejemplo un 10% más.

La cuestión es que no es fácil medir los Ah entregados. Casi ningún cargador mide este parámetro. ¿Podríamos entonces calcularlos en base al tiempo? Esto se puede hacer mientras estamos en la etapa de corriente constante (Ah entregados = corriente constante x tiempo transcurrido) pero cuando la tensión se estabiliza y la corriente disminuye constantemente no es fácil medirlo.

En esta fase se suele recurrir a una regla práctica que da buen resultado. Se considerará que la batería ha completado su carga cuando la corriente permanece estable durante un intervalo mínimo de tres horas. En las baterías con rejillas de plomo-antimonio, este valor de corriente mínima suele ser del 1% de la capacidad de la batería. En baterías con aleación de plomo-calcio, el valor es bastante menor, entre el 0,1 y el 0,3% de la capacidad, según el estado de la batería (este dato aumenta con el envejecimiento).

Otra regla práctica, que desgraciadamente solo podemos aplicar a baterías de electrólito líquido, con nivel suficiente para poder extraer una muestra con un densímetro, es la de medir la densidad del mismo en la etapa final de carga y durante un intervalo de tiempo que también es de 3 horas. Si durante este tiempo, en el que la batería estará en franca gasificación y con el electrólito en constante burbujeo, la densidad permanece estable y sin incrementarse, significa que la batería ya está plenamente cargada.

30 otros productos de la misma categoría: