Nuevo Batería de Litio Dyness 48V 2,4kW B4850 Ver más grande

Batería de Litio Dyness 48V 2,4kW B4850

La Batería de Litio Dyness B4850 es un módulo usado ampliamente en almacenamiento de energía y productos eléctricos. En sistemas de almacenamiento para consumos domesticos y sistemas de energía centralizada.

Más detalles

En Stock

Financia tus compras con CETELEM:

1 078,00 €

Más

Gestión Inteligente:

  • Cada módulo está equipado con un sistema de gestión inteligente de batería BMS.
  • Comparado con los módulos tradicionales, el B4850 puede conocer la capacidad de almacenamiento y mejora en gran medida el ciclo de vida.

Diseño Compacto:

  • Peso: 22Kg.
  • Dimenciones: 480*360*90.
  • Con orejas para fácilitar la manipulación de estas.

Seguridad:

  • Células de Fosfato de Hierro seguras.
  • Modulos con tamaño compacto ultralivianos.

LAS BATERÍAS DYNESS 2,4kWh B4850 INCLUYEN: EL PAR DE CABLES NEGRO/ROJO DE 25mm2.

Carácterísticas Batería de Litio Dyness 48V 2,4kW B4850:

Ficha técnica

Accesorios Dyness disponibles:

1. Brackets de soporte módulo B4850 Dyness.

___________________________________________________________________________________

Baterías de Litio 

Desde hace años está abierta la investigación en el sector de las baterías de litio para el autoconsumo y se han obtenido muy buenos resultados.
Las baterías de litio o acumuladores están presentes en todo el mercado a un precio asequible. Estas baterias son la nueva generación de baterías y acumuladores, además de estar revolucionando el sector del autoconsumo y las energías renovables. Son tanto el presente como el futuro de la acumulación de la energía.

La aplicación conjunta de las baterías de litio con sistemas fotovoltaicos no deja de sorprender y de mejorar prestaciones respecto a las baterías con tecnología de plomo-ácido y gel.

Información sobre baterías

Inicialmente, podemos clasificar las baterías en dos grupos, según su régimen de descarga: las baterías de arranque y las baterías de descarga profunda.

Baterías de arranque

Las baterías de arranque son baterías diseñadas para descargarse rápidamente, en aplicaciones en las que es necesaria una elevada corriente la cual debe utilizarse en muy poco tiempo. Por ejemplo, durante el arranque de los vehículos: la típica batería de coche. Puede proporcionarnos una corriente elevada, pero la duración de esa descarga es pequeña, enseguida se agota. Todos el mundo ha vivido ese momento en el que el motor de nuestro vehículo tiene algun problema, intentamos arrancar una y otra vez, hasta que despues de unos cuantos arranques, la batería del coche empieza a mostrar síntomas de agotamiento.

La corriente que se necesita para hacer girar un motor de arranque, el cual a su vez mueva un cigüeñal lleno de cilindros que están comprimiendo aire  en sus cámaras de combustión durante unos cuentos ciclos, es muy elevada. De ahi la necesidad de utilizar este tipo de baterías de arranque para el arranque de motores térmicos en vehículos.

Las baterías de descarga profunda

Las baterías de descarga profunda son baterías que aunque durante su descarga el amperaje está más limitado, pueden mantener ese amperaje durante un tiempo mucho mayor, manteniendo unos niveles de tensión adecuados durante todo ese periodo.

Dos ejemplos clásicos de estas baterías son las baterías de tracción (las que se usan en vehículos eléctricos como carretillas, carritos de golf, maquinas de limpieza, etc.) y las baterías estacionarias (utilizadas en aplicaciones de energía solar y aplicaciones de SAI-UPS).

Estas baterías tienen como característica principal que suelen descargarse con una corriente baja en relación a su capacidad, llegando nunca mas allá de un 50% de descarga habitualmente, y realizando un ciclo de carga al finalizar el ciclo de descarga. Por esta razón a estas baterías se las denomina también de alto ciclo, ya que durante su ciclo de vida soportan muchos ciclos de carga y descarga. La vida de este tipo de baterías es mayor cuanto menor es la profundidad de descarga habitual, pudiendo llegar a ser más del doble en una batería que se descarga siempre menos del 25% frente a otra que se descarga cada día al 50% o más.

Tecnología constructiva de las baterías

La inmensa mayoría de las baterías utilizadas en la industria están basadas en la tecnología Plomo-ácido, descubierta hace más de dos siglos, habiendo sido refinada con el tiempo y sus aplicaciones industriales.

Hoy en día estamos viviendo la introducción de nuevas tecnologías de baterías, como son las baterías de litio, que están revolucionando la industria gracias a su mayor densidad energética, bajo peso y un mejor comportamiento frente al ciclado. El precio actual de las baterías de litio sigue siendo muy elevado, aunque va disminuyendo a buen ritmo, gracias a su utilización cada vez mayor en la industria del vehículo eléctrico y los dispositivos electrónicos.

Para aplicaciones de gran capacidad o donde no importa demasiado el peso, pero sí el precio, se siguen y se seguirán utilizando las baterías de tecnología plomo-ácido en sus múltiples variantes, que vamos a ver a continuación. Actualmente, y para una misma capacidad, las baterías de plomo-ácido son mucho más económicas que las de litio, especialmente en grandes capacidades.

Tipos de baterías plomo-ácido

Las baterías de plomo ácido se pueden subdividir o clasificar en función de los siguientes parámetros:

  • Por tipo de aleación utilizada
  • Por tipo de electrolito utilizado
  • Por tipo de construcción
  • Por tipo de mantenimiento necesario

Por tipo de aleación utilizada en la batería

En las baterías de plomo-ácido se suelen utilizar tres tipos de aleación, que mostramos a continuación, de menores a mayores prestaciones:

  1. Aleación de Plomo – Antimonio
  2. Aleación de Plomo – Selenio
  3. Aleación de Plomo – Calcio

Por tipo de electrolito utilizado en la batería

Esta suele ser la clasificacion más utilizada, ya que esta es la característica que define generalmente la forma y la aplicación de la batería. En las baterías de plomo-ácido el electrolito siempre va a ser una solución de ácido sulfúrico diluido en mayor o menor volumen de agua destilada. Pero el estado en que podemos encontrar ese electrolito difiere mucho segun el tipo de batería y tecnología utilizada. Básicamente, podemos encontrarlo en estado líquido, absorbido o gelificado.

  • Electrolito líquido. Es el más habitual. Posee densidades de entre 1200 y 1300 gr/cm3. Este tipo es el más utilizado en las instalaciones de baterías estacionarias donde es necesaria una gran capacidad. Su precio es el mas bajo con respecto a su capacidad. Precisan de mantenimiento, aunque éste puede automatizarse gracias a algunos dispositivos de auto-rellenado que algunos fabricantes han desarrollado.
  • Electrolito absorbido. Es la tecnología más utilizada para la fabricación de baterías selladas, conocidas como baterías AGM (Absorbed Glass Mat). Se trata de una tecnología que utiliza una membrana separadora, fabricada a partir de tejidos de fibra de vidrio, donde se consigue embeber y fijar el electrolito. Esta fijación no impide el intercambio gaseoso durante los procesos de carga y descarga de la batería. Son baterías con un buen rendimiento hasta profundidades de descarga de hata el 50%.
  • Electrolito gelificado. Tambien llamadas baterias de gel. Es una tecnología muy utilizada para la fabricación de baterías selladas libres de mantenimiento, al igual que las baterías AGM. Se utiliza normalmente una aleacion de plomo-calcio y una pasta silicosa amorfa, la cual embebe el agua y la gelifica. Las baterías de gel sufren un muy bajo gaseo, por lo que pueden sellarse sin riesgo, ya que la presión apenas se eleva en el interior de la batería y no hay riesgo de escape. Soportan muy bien las descargas profundas, de hasta el 80%, aunque es mejor que éstas sólo sean puntuales.

Por tipo de construcción de la batería

Las baterías de plomo también se pueden clasificar segun el tipo de construcción y disposición de sus placas internas, donde ocurre el intercambio iónico, que es el proceso químico en el que se consigue transformar la electricidad en carga y viceversa. Los tipos de construcción habituales son los siguientes:

  • Placa tubular: placas de plomo enrolladas en forma de tubo
  • Placa plana: placas de plomo planas alternadas con otros materiales de separación o inmersas en electrolito
  • Placa en planté: placas enrolladas en forma espiral

Por tipo de mantenimiento necesario en la batería

Las baterías de plomo-ácido pueden requerir de mayor o menor mantenimiento dependiendo de sus características constructivas, así como también debido a la aleación con la que está construida:

  • Baterías Mantenidas: aleaciones de plomo-antimonio
  • Baterías de Bajo Mantenimiento: aleaciones de plomo-selenio
  • Baterías Libres de Mantenimiento: aleaciones de plomo-calcio
  • Baterías Sin Mantenimiento: baterías selladas

30 otros productos de la misma categoría:

Productos Relacionados